Desarrollo Sostenible En La Construcción de Edificaciones

La construcción tradicional está fundamentada en la extracción de materias primas de la naturaleza y fomenta el empleo de prácticas constructivas y recursos energéticos no renovables. Sin embargo, es claro y evidente que el ritmo del crecimiento poblacional y la expansión de los asentamientos urbanos, contribuyen a una disminución del potencial de dichos recursos y de la posibilidad de los mismos para las generaciones futuras.

Fenómenos como el cambio climático, el daño de la capa de ozono, la lluvia ácida, la deforestación desmesurada, la contaminación de las fuentes hídricas, la disminución en la calidad del agua y la pérdida de biodiversidad, evidencian la necesidad de desarrollar y aplicar metodologías, culturas y prácticas constructivas amigables con el medio ambiente, sustentables y que garanticen la disponibilidad de los recursos para generaciones venideras.

Las ciudades en las cuales habitamos actualmente, contribuyen en gran medida a la contaminación, las edificaciones a su vez consumen en gran medida los recursos naturales (madera, minerales, agua y combustibles fósiles). Adicionalmente, se requiere el uso de grandes cantidades de energía para fabricar productos finales como el cemento, acero y unidades de mampostería.

De acuerdo con lo anterior, toma fuerza y preponderancia el concepto de construcción sostenible que hace referencia a llevar a cabo los proyectos, considerando el cuidado del medio ambiente, procurando el uso eficiente de la energía y el recurso hídrico, además de implementar materiales no perjudiciales para el medioambiente y reducir los impactos ambientales.

Para lograr el objetivo de un desarrollo sostenible, se deben realizar cambios importantes en los valores que actualmente tiene como propios la sociedad moderna. A continuación, se muestran algunos de los materiales amigables con el medio ambiente, producidos de forma controlada, reciclados y reciclables que pueden emplearse de forma durable y segura.

 

  • Bloques de tierra comprimida (BTC). Una variante al adobe o ladrillo tradicional, de mucho empleo en construcciones antiguas. Provee beneficios económicos, sociales y medioambientales pues se puede usar en muchos casos el suelo producto de excavaciones locales, ya que casi el 65% del suelo es apto para producir BTC. 

La principal diferencia con el adobe tradicional radica en que para su producción no se requiere cocción, pues sus propiedades se adquieren a través de la presión aplicada durante el proceso de moldeado.

  • Tapia. Técnica de construcción antigua en la cual se compactan varias capas de suelo entre formaleta móviles para conformar muros de tierra durables y resistentes. Entre sus beneficios se tienen las bajas emisiones de CO2, bajos costos de mantenimiento, durabilidad, resistencia al fuego, aislamiento térmico y acústico, eficiencia en costos y velocidad en la construcción.
img14
  • Mampostería ecológica. Debido a que los mampuestos son muy comunes en la construcción tradicional, se han venido teniendo desarrollos tendientes a eliminar mayoritariamente el uso de materiales como en cemento en su fabricación. Lo anterior, teniendo en cuenta que el cemento contribuye enormemente a fenómenos como el calentamiento global, debidos a las grandes cantidades de CO2 que se emiten durante todo su ciclo de vida. Ladrillos PET (Polietileno Terefalato) es un tipo de plástico usado en la producción de fibras para empaques de todo tipo de productos. 
img17

Es un producto de alto uso a nivel mundial por su resistencia ante ataques químicos, desgaste y por la economía en su producción. Muchas industrias están viendo el reciclaje de desechos PET como una oportunidad de negocio para la fabricación de ladrillos con este material reciclado. 

  • Concreto verde. Al igual que en la fabricación de ladrillos, diferentes tipos de residuos pueden usarse en la fabricación de concreto para disminuir la cantidad de cemento. La adición de materiales orgánicos y la disminución en la cantidad de piedra caliza, eleva las propiedades de aislante térmico del material, lo cual se refleja en ahorro de energía durante la operación del edificio.
  • Guadua. Material con muchos beneficios y de buenas características de resistencia, durabilidad y fácil manejo. Su principal aporte a la sostenibilidad radica en su rápido crecimiento y la baja cantidad de energía que se requiere durante su cultivo y adecuación para ser usado como material de construcción.

Adicionalmente pueden tenerse en cuenta estrategias como las mencionadas a continuación, con el fin de que las edificaciones funciones como un elemento interrelacionado con el suelo, el aire y en general el entorno natural.

  • Recuperar y/o reciclar residuos generados durante la construcción como: madera, asfalto, concreto, acero, papel y cartón, plásticos.
  • Comprar y adquirir materiales recuperados o restaurados como pisos y paneles de madera, mamparas, tejas, adobes, herrajes y lámparas antiguas.
  • Elegir materiales con contenidos reciclados como yeso-cartón, paneles de cielo falso.
  • Elegir materiales de origen local o regional, lo cual reduce los costos y las emisiones requeridas para su transporte.
  • Elegir pinturas, adhesivos y aislantes y maderas sin compuestos orgánicos volátiles.
  • Empleo de luz natural para disminuir el uso de la eléctrica y la utilización de sensores de luz.
  • Uso de energías renovables para una parte de la energía usada en la edificación.

El horizonte para el desarrollo sostenible dentro de la construcción no es precisamente el más claro o prometedor, pues claramente se enfrenta a un recelo y rechazo por parte los constructores tradicionales y de mayor trayectoria en el mercado, quienes basados en su experiencia y con una mentalidad tradicional que les ha dado resultados, se muestran renuentes a implementar nuevas metodologías y materiales. No obstante, se debe fortalecer la destinación de recursos para la investigación y el desarrollo de alternativas sustentables, se debe incentivar en las nuevas generaciones la conciencia colectiva y desarrollar reuniones de concientización con los constructores para mostrar que la construcción sostenible, si bien en la mayoría de los casos es inicialmente más costosa, a largo plazo reduce costos de operación y representa un valor agregado para el bienestar y la salud de los ocupantes de las edificaciones.

Se debe tener claro que problemáticas como el calentamiento global, el deterioro de la capa de ozono, la contaminación de las fuentes hídricas y el agotamiento de recursos no renovables, son problemáticas del ayer que requieren de nuestra atención hoy, para garantizar que el día de mañana las nuevas generaciones puedan disfrutar el planeta que actualmente disfrutamos.

BIBLIOGRAFÍA.

http://cofis.es/pdf/fys/fys13/fys13_30-33.pdf

https://repository.eafit.edu.co/bitstream/handle/10784/5594/Carolina_UribeVelez_2012.pdf?sequence=1&isAllowed=y

PALABRAS CLAVES.

Desarrollo sostenible, construcción, medio ambiente, energía, materiales. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.